La dieta del plato, una forma sencilla de cuidarse

La dieta del plato es un método sencillo y visual para planificar comidas balanceadas, enfocándose en el equilibrio nutricional y el control de porciones. Se basa en dividir tu comida en cuatro partes, y llenar cada una de ellas con un tipo adecuado de comida.

División del plato

Aquí tienes una guía sobre cómo estructurar tus comidas siguiendo este enfoque:

  • Mitad del Plato: Verduras y Frutas
    • Elige una variedad de colores y tipos para obtener un amplio rango de nutrientes.
    • Prioriza las verduras sobre las frutas debido a su menor contenido de azúcar.
    • Incluye verduras de hoja verde, como espinacas o kale, y verduras de colores vibrantes como pimientos, zanahorias o berenjenas.
    • Opta por frutas enteras en lugar de jugos para obtener más fibra y menos azúcar.
  • Un Cuarto del Plato: Proteínas
    • Incluye fuentes de proteína magra como pollo, pavo, pescado, huevos, legumbres o tofu.
    • Limita las carnes rojas y procesadas.
    • Considera las proteínas de origen vegetal para añadir variedad y reducir la ingesta de grasas saturadas.
  • Un Cuarto del Plato: Cereales y Almidones
    • Prefiere granos enteros como arroz integral, quinoa, avena o panes integrales.
    • Limita los alimentos refinados o procesados como el pan blanco o el arroz blanco.
    • Incluye también tubérculos como patatas o yuca, con moderación.

Añade Grasas Saludables

  • Incluye una pequeña cantidad de grasas saludables como aceite de oliva, aguacate, frutos secos o semillas.
  • Evita las grasas trans y limita las grasas saturadas.

Controla el Tamaño de las Porciones

  • Aunque la dieta del plato ayuda a controlar las porciones, es importante ser consciente de la cantidad.
  • Escucha a tu cuerpo y come hasta sentirte satisfecho, pero no en exceso.

Bebidas y extras

  • Prefiere agua, té o café sin azúcar añadido sobre el resto de las bebidas.
  • Limita las bebidas azucaradas y los dulces.

Consideraciones finales

  • Ajusta las proporciones según tus necesidades individuales, actividad física y metas de salud.
  • Varía los alimentos dentro de cada grupo para asegurar una amplia gama de nutrientes.
  • Considera las necesidades dietéticas especiales, como alergias o restricciones médicas.

Siguiendo estas pautas, la dieta del plato puede ser una herramienta efectiva para mantener una alimentación equilibrada y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *